La subasta de las obras de arte resultó una experiencia interesantísima y un gran impulso para la película.
Se vendieron veintitrés obras. Gracias, una vez más, a Fran Kanya, por su apoyo sin desmayo, a los artistas, por su generosa contribución, a Juan Campal, maestro de ceremonias, a los que adquirieron las obras, y a todos los que nos acompañaron. A lo mejor repetimos y organizamos otra más adelante.

Fotografías de Juan Luis García y Carlos González.

Subasta_2

Subasta_3.jpg

Anuncios